9 Atracciones TURÍSTICAS en PELIGRO de desaparición

9 Atracciones TURÍSTICAS en PELIGRO de desaparición


La Gran Muralla China

 


Diversas zonas de la Gran Muralla se han visto deterioradas a resultas de la ingente cantidad de visitantes que recibe y la erosión natural.

Con una extensión de más de 21.000 kilómetros, fue construida para proteger la frontera norte del Imperio chino durante las sucesivas dinastías imperiales de los ataques de los nómadas xiongnu de Mongolia y Manchuria. Lamentablemente, hordas de turistas han logrado ocuparla en los últimos años. Hay secciones de la muralla pintadas por graffitis y, según Bejing Times, el 30% de la fortificación ha desaparecido debido, de nuevo, a la erosión y a la actividad humana.

Gran Barrera de Coral




El ecosistema de la mayor barrera de coral del mundo alberga una variadísima cantidad de especies marinas, pero los científicos dicen que éstas podrían extinguirse en el 2050 debido al cambio climático. De suceder así se trataría indudablemente de un desastre medioambiental que, además, podría suponer el fin de una industria turística que mueve miles de millones de dólares, centrada al rededor de la barrera. Todo un varapalo para la economía local basada, fundamentalmente, en el turismo.

Angkor Wat




Dos millones de personas visitaron el templo camboyano Angkor Wat en 2013, con un incremento anual de visitantes del 20%.

Las ruinas del otrora majestuoso templo están actualmente infestadas por turistas que, smartphone en mano, arrasan con todos y con todo por conseguir la mejor posición para captar la espectacular salida de sol.

La Capilla Sixtina




Los soberbios frescos de Michelangelo que adornan el techo de la Capilla Sixtina llevaron cuatro años de tedioso trabajo, a pesar de ello, algunos de los millones de turistas que viajan hasta el Vaticano para admirarlos incumplen la prohibición de utilizar el flash de la cámara.

Por otro lado, por condición biológica, los visitantes exhalan dióxido de carbono, el cual resulta perjudicial para estas obras de arte.

En el último año se ha instalado un nuevo sistema de calefacción y refrigeración a fin de intentar combatir los efectos lesivos del turismo. Entre otras mejoras, se han implementado sensores y cámaras de seguridad que sirven para contar el aforo y regular la temperatura y la humedad.

Cuevas de Altamira




Durante años, millones de personas de diferentes países han acudido a Cantabria en manada para contemplar la exquisita impronta que dejaron nuestros antepasados en el interior de las cuevas de Altamira. Pero las constantes incursiones de los turistas han causado un serio deterioro en las pinturas rupestres, datadas en el 13.540 a. C, hasta el punto de que las autoridades españolas decidieron cerrarlas al público en 2002. En el último año el acceso a las cuevas se ha reanudado parcialmente y cinco visitantes cada semana son elegidos a suertes para que tengan el privilegio de contemplar las cuevas. Asimismo, se les obliga a llevar unos trajes especiales.

Masái Mara




Las vastas extensiones de la famosa reserva recibe miles de turistas de safari cada año. Estos viajeros representan una de las principales fuentes de ingresos de Kenia, pero a su vez obligan a saturar los recursos de la zona. Del mismo modo, las cabañas y las instalaciones preparadas para los turistas tienen un impacto negativo para el entorno.

La Tumba de Tutankamon




La humedad de la respiración expelida durante decadas por sus visitantes ha deteriorado la tumba de Tutankamon. El pasado abril la tumba del faraón egipcio fue cerrada al público y en su lugar se colocó una replica exacta. La replica ha sido diseñada por la empresa con sede española Factum Arte bajo la supervisión del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto. Para ello se utilizó escáneres de láser e impresoras de alta definición para recrear con máxima precisión las texturas y colores de los motivos de los muros que representan el Más Allá.

Taj Mahal




El mausoleo de Mumtaz, la esposa favorita del emperador mongol Shah Jahan's, se erigió como un símbolo del amor imperecedero a mediados del siglo 17. La atracción es visitada anualmente por 4 millones de turistas, pero es está misma marea de gente la que ha terminado pasando peaje en su estructura.

Los expertos han apuntado que además la disminución del cauce del río Yamuna ha dañado las bases de madera.

Machu Picchu




La que durante un tiempo fue la Ciudad Perdida de los Incas de Perú hoy es conocida por todos. Actualmente sus rutas son unos de los caminos más regularmente transitados por turistas. Una vía ferroviaria de 112 kilómetros que empieza en San Pedro facilita el acceso al punto más alto de la montaña de Picchu, El Arco. A su vez,ésta es la principal fuente de degradación medioambiental de la zona.
Share on Google Plus

About Motormanchacom Motor

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario